ABRE LA CASA, NO CIERRES PUERTAS



¡Ah de la casa! 
Grita el muchacho.
nadie contesta,
todos se han ido
llevándose a cuesta 
todo su nido.
Huyen del tirano,
escapan del horror.
Buscan salvar sus vidas,
dejar de sentir dolor.

¡Ah de la casa! Grita el señor.
Todos han huido,
con mucho dolor.
Recorren caminos,
arrastrando sus manos.
Sus pies, que les pesan,
se quejan, insanos.
El largo camino, es frío y cansado.
Un niño, que llora,
se queja hambriento
La madre lo mece,
le da su aliento,
Con su pecho vacío,
Pues ya no tiene alimento.

¡Ah de la casa! Grita la mujer.
Su pueblo vacío
ha sido exiliado.
Se han escabullido
de un desalmado.     
Un hombre que roba
que acosa, que mata
sin que nadie en el mundo
sus ataques combata.


¡Ah de la casa! Grita el soldado,
Nadie responde,
pues han desertado.
Huyeron corriendo
del opresor de su pueblo,
que tanto lo ha amado.
Mientras tanto, su gente
sufre en el camino,
pidiendo a otros pueblos
que cambien su destino.


Su destino es incierto,
pues esos pueblos los oprimen.
Temen sufrir su propia suerte
Quieren vivir sin ese mismo miedo.

Abre la casa, No cierres puertas.
Dales a ellos lo que merezcan
No sea que el destino,
te de tu propio merecido.




POESÍA PATROCINADA POR:
www.piedrasdebuddha.com


Candle In the Wind
Elton John

No hay comentarios:

Publicar un comentario