LOS ÁNGELES DE TAMADABA




Sinopsis:



Cuando Javier Campoy abrió los ojos, no podía imaginarse que se encontraba en Gran Canaria. Lo único que recordaba era que una potente luz lo había deslumbrado cuando a altas horas de la madrugada, y solo en su coche, viajaba de vuelta a su casa en Madrid. Una larga lista de personas desaparecidas en la isla llevó a los inspectores José Mckin y Pablo Jiménez a investigar a un ciudadano alemán, Gilbert Meier, dirigente de una secta cuya ideología estaba determinada por una leyenda sobre una familia de curanderos que habitó, a principios del siglo XX, en el pinar de Tamadaba. De ahí que los isleños los conocieran por Los ángeles de Tamadaba. Todos ellos, junto a una larga lista de personajes muy bien definidos, se verán envueltos, como actores involuntarios, en una misma trama. Los ángeles de Tamadaba es una novela que se desarrolla en los paisajes naturales de la isla de Gran Canaria y ofrece una intensa trama, rodeada de misterio, intriga y una acción trepidante.



Los ángeles de Tamadaba es una novela negra de la talla de El código Da Vinci de Dan Brown mezclada con las aventuras y la narración típica de Matilde Asensi en El origen perdido.


https://www.amazon.es/Los-%C3%A1ngeles-Tamadaba-David-Peralta-ebook/dp/B016A53WZS/ref=as_sl_pc_qf_sp_asin_til?tag=gdavper-21&linkCode=w00&linkId=92750a9f776270ed2b9ce4a8e29bcab8&creativeASIN=B016A53WZShttps://www.amazon.es/Los-angeles-Tamadaba-David-Peralta/dp/1540580334/ref=as_sl_pc_qf_sp_asin_til?tag=gdavper-21&linkCode=w00&linkId=c10e390bf19c919faf72218c0b37f25f&creativeASIN=1540580334 








LEE UN POCO DE LOS ÁNGELES DE TAMADABA:


 
Prólogo

“ No vemos las cosas tal cómo son,
sino tal cómo somos “ ( El Talmud )


Pinar de Tamadaba – Isla de Gran Canaria
22 de Julio de 1892

  La tarde se aproximaba a su fin, y los últimos rayos del sol iluminaban escasamente la gran planicie, la sombra de los altos pinos se alargaba exageradamente, como gigantes rascacielos dejando al lugar en semipenumbra.
      Un grito desgarrador rompió el silencio que ni las aves se atrevían a romper, y algunos pájaros remontaron el vuelo aterrados, causando la agitación de las ramas de los árboles. Los niños sentados sobre una manta en el suelo levantaron la mirada asustados por la estruendosa marcha de la bandada.
      La mujer yacía en un jergón empapada en sudor respirando entrecortadamente. Las contracciones eran cada vez más fuertes.
      –¡Respira! –le instó el hombre que le agarraba la mano– . Ya queda poco, casi está fuera.
      Una muchacha rubia, esbelta, de ojos azules y de unos quince años, le secaba el sudor de la frente con paños humedecidos en agua caliente.
      –Tranquila madre, pronto llegará Ángel con el médico. –La chica intentaba tranquilizar a su madre hablando suavemente y acariciándole el pelo. Su padre levantó la mirada y la miró con desánimo.
      –¡Vamos cariño, que ya llega! –la animó nuevamente su marido cuando la mujer profirió otro grito de dolor.
      El hombre se postró ante las piernas abiertas de su esposa, y divisó, por fin, un bulto con vello que sobresalía de la vagina de la mujer. Era el bebé, que pugnaba por emerger al mundo por un hueco tan estrecho.
      –¡Ya está comenzando a salir! ¡Empuja mi amor!
      –¡No puedo! –gritó Mercedes casi sin aliento– ¡Ya casi no tengo fuerzas!
      La chica le besó la frente, y la instó a empujar una vez más.
      –Vamos madre, usted es muy fuerte y con este ya son ocho hijos.
      –¡Un empujón más, cariño! –dijo Ángel sonriendo, mientras que por su rostro rodaban sendas gotas de sudor– ¡Tengo su cabecita entre mis manos! ¡Empuja, que ya falta muy poco!
      –¡Vamos Madre! –la animó su hija Eva, que no cesaba de limpiarle la frente con los paños ni de acariciarle el pelo.
      Mercedes volvió a gritar, después apretó los dientes, y empujó con toda la fuerza de la que fue capaz, animada por su marido y su hija mayor.
      De pronto, Ángel profirió un grito de alegría al comprobar que su hijo ya sacaba todo el cuerpecito, como si de un proyectil se tratara, untado en un líquido viscoso. Lo sostuvo en brazos con mucho cuidado y lo cubrió de besos. Puso al bebé boca abajo y le dio un azote suave en las nalgas; cuando el niño rompió a llorar, su hija, Eva, soltó un grito de alegría, mientras Mercedes se dejaba caer rendida en el jergón, sonriendo aunque ya casi no le quedaban fuerzas.
      Eva se levantó llorando para ver a la criatura en brazos de su padre; con éste ya era el quinto parto de su madre que asistía, y siempre terminaba llorando de alegría al ver cómo llegaba al mundo un nuevo hermano, sorprendida por cómo funcionaba la naturaleza de los seres humanos.
      Ángel tendió al niño en brazos de su mujer, después de que su hija lo ayudara a cortar el cordón umbilical; Mercedes besó y abrazó a su bebé con mucho cuidado, algo ya recuperada por el esfuerzo.
      –¡Ve a darle la noticia a tus hermanos! –le instó Ángel a su hija.  
      Eva salió de la cabaña, como alma que lleva el diablo, y regresó con sus cinco hermanos, que se abalanzaron sobre su madre y su nuevo hermano para cubrirlos de besos. Los hermanos reían y lloraban de alegría contemplando la grandiosa escena.
      –¡Está bien, ya es suficiente! ¡Dejen descansar a su madre! –soltó Ángel al cabo de un rato; en su cara se reflejaba la felicidad al contemplar aquella estampa. Todos sus hijos reunidos en torno a su madre y su nuevo hermano, a excepción de su hijo mayor, Ángel, que había ido a buscar al médico al pueblo más cercano.
      Eva conminó a todos sus hermanos a salir de la cabaña para dejar a sus padres disfrutar de aquel momento mágico, y todos salieron en tropel hablando y riendo.
      –Es tan hermoso… –comenzó a decir Mercedes cuando se hubieron quedado solos– , con sus mejillas sonrosadas y su carita tan tersa. Me recuerda a ti, cuando te vi por primera vez, con tu cara de ángel, repartiendo leche de cabra por las casas de Las Palmas.
      –Tú sí que me pareciste un ángel, tan linda, observándome con tus ojillos marrones desde la mesa de la cocina de tu casa.
      Ángel se le acercó, y la besó en la boca; el bebé dormía apaciblemente en los brazos de su madre.
      –Me has dado unos hijos maravillosos, mi amor. –Ella sonrió cansadamente, después añadió con solemnidad– . Debes criar a nuestro nuevo hijo exactamente igual…
      –Lo criaremos los dos juntos, como a todos los demás– la interrumpió su marido.
      –No cariño. Las fuerzas me abandonan, y sé que no estaré aquí para verlo crecer.
      Ángel chistó y le tapó los labios con el dedo índice para hacerla callar.
      –No digas eso, cariño. Todo saldrá bien.
      –Esta vez no para mí, mi vida. Creo que estoy perdiendo fuerzas.
      El marido destapó a su mujer, y pudo comprobar que seguía perdiendo sangre por la vagina después de desprender la placenta. Ángel miró al techo con los ojos cerrados, pidiéndole a Dios que su hijo mayor regresara cuanto antes con el médico.
      Salió a la puerta y llamó a Adam, su tercer hijo. El muchacho se acercó presuroso y solícito a la llamada de su padre.
      –¡Dígame padre!
      –¡Ve y tráeme pitas de aloe! ¡Rápido!– Su padre casi lo empujó.
      Adam salió corriendo y regresó al poco con las dos pitas de la planta solicitada por su padre.
      Ángel preparó un líquido con las pitas que le entregó su hijo y le dio de beber a su mujer; ella lo saboreó, esbozó una mueca de asco, pero se lo tragó sin rechistar. Después su marido le untó la mezcla por la vagina.
      –Siempre has tenido curiosidad por la medicina. Debiste haber sido médico –comentó ella.
      –Eso solo lo podría estudiar un niño rico, y no un cabrero, como yo. –Ángel esbozó una sonrisa, luego su rostro se ensombreció–. Siento haberte privado de tus comodidades, mi vida.
      –No digas tonterías, nunca antepondría los lujos y el dinero de mi familia a la maravillosa vida que me has dado. Los atardeceres y los amaneceres en Tamadaba no tienen precio y mucho menos nuestros, ya ocho, maravillosos hijos; así, como todo el amor que me has dado. –Casi le costaba expresarse. Abría y cerraba los ojos con frecuencia, como si no tuviera fuerzas para mantenerlos abiertos debido al cansancio. El niño seguía dormitando en los brazos de su madre, ajeno a su desfallecimiento.
      Ángel rompió a llorar, derrumbándose en el vientre de su mujer.
      –Siento haberte separado de tu familia, mi amor –logró decirle.
      –Ellos se separaron de mí… Nunca soportaron… la idea de ver… a su hija casada… casada con un…. hombre pobre.
      –Me siento tan culpable –balbució Ángel.
      –Escúchame mi amor–. Ella hizo acopio de fuerzas y le alzó la cabeza a su marido para que la mirara–. Me gustaría que le pusieras a este hijo el nombre de mi abuelo, Graciliano, que le pusieron así porque nació el 12 de agosto; el día de este santo–. Ella sonrió como pudo, y él asintió con los ojos llenos de lágrimas.
      –Te quiero tanto, mi amor –logró articular Ángel.
      –Yo a ti también, mi vida. Cuida… de todos… nuestros hijos –alcanzó a decir Mercedes; después cerró los ojos, y se quedó inerte. Ángel se abalanzó sobre ella, y comenzó a besarla y a abrazarla, gimiendo y llorando desconsoladamente.
      La puerta de la cabaña se abrió repentinamente, y entró el mayor de los hijos, que había heredado el nombre de su padre, seguido del médico portando su maletín. Ángel hijo se acercó al lecho donde yacía su madre y se sorprendió de ver a su padre llorando.
      –¡Padre, he traído al médico!
      Su padre levantó la cabeza con los ojos anegados en lágrimas; la luz de la lumbre caía tenue sobre el rostro níveo de Mercedes, haciéndola parecer una virgen, con los párpados cerrados y los labios rosados perfectamente delineados.
      –Ya es tarde mi hijo, a tu madre ya se la ha llevado Dios –dijo entrecortadamente.
      –¡No! ¡No puede ser!– Ángel hijo no daba crédito a lo que veían sus ojos. Rompió a llorar cayendo de rodillas a la vera de su madre; le cogió la mano derecha y comenzó a besarla.
      El médico se apresuró a examinar a la difunta, comprobando las constantes vitales por si hubiera alguna esperanza de vida. Le tomó el pulso en el cuello, como si no quisiera importunar a los dos hombres. Al ver que la mujer no tenía pulso, ni siquiera se molestó en escuchar el latido del corazón con el fonendoscopio. Acto seguido, cogió al bebé en brazos y se dispuso a examinarlo.
      Por su parte, el resto de los componentes de aquella numerosa familia apareció en el umbral de la puerta, atraídos por los llantos del padre y el hermano. Todos a la vez se precipitaron sobre los dos hombres, embargados por la misma emoción. Se abrazaban los unos a los otros, presas del amargo llanto.
      Nadie sabe cuánto tiempo permanecieron así, sumidos en el dolor de la pérdida de su madre. El médico se despidió a los pocos minutos, dejándolos desahogar sus penas, y se marchó cerrando la puerta de la cabaña, como si quisiera que nadie los molestara, a sabiendas de que en aquel remoto lugar solo vivía aquella humilde familia; alejados del resto de la humanidad, como los dioses del Olimpo.
      Con el paso de los años, todos los hijos aprendieron la destreza de su padre con la medicina natural, que a su vez fue ampliando su sabiduría, experimentando con la flora del lugar. Fabricaban ungüentos y jarabes que vendían en los pueblos más cercanos. Comenzaron a curar a las gentes que se acercaban a su cabaña, movidos por el rumor de que aquella familia tenía el don de sanar, hasta que la multitud los desbordó y alborotó la apacible vida a la que tan acostumbrados estaban.
      Llegó el día en que su padre los instó a que abandonaran el nido familiar y arrastraran consigo a toda aquella muchedumbre; repartiéndose por los pueblos de la isla para así poder ejercer la medicina con tranquilidad, mientras él volvería a recuperar la calma junto a su hijo menor, Graciliano.
      Años más tarde, con la llegada de la penicilina, comenzaron a perder adeptos, y se dedicaron a otros menesteres, mezclándose con la gente de los distintos pueblos, hasta que sus grandes hazañas quedaron en simples leyendas.
      Así dejaron de ser recordados los que durante años fueron conocidos, como “Los Ángeles de Tamadaba”.
     








Los Desaparecidos

    "Comprenderéis la verdad
 Y la verdad os hará libres"
(Jesucristo según el evangelio de San Juan)



Gran Canaria en la actualidad.
Finales de 2003.

1



   Los primeros rayos del sol matutino le bañaron su rostro pálido  obligándolo a despertarse. Abrió los ojos, y los volvió a cerrar, cegado por el resplandor solar.
      Ahora, sintió frío, y su reacción fue cubrirse el cuerpo con sus manos, abrazándose, para resguardarse la parte superior de su cuerpo; entonces, notó que no llevaba nada, que su pecho y sus brazos estaban helados.
      Se incorporó como pudo, descubriendo con asombro su total desnudez. Una sensación de terror lo embargó y, asustado, se puso de pie, tratando de reconocer el lugar donde se encontraba. Recorrió el terreno con la mirada, a diestro y siniestro, girando en derredor en busca de alguna señal que le indicara su ubicación, pero no vio nada. El lugar era una especie de barranco, con plantas salteadas que se colaban entre las piedras de hasta la parte más alta de la pared. Sin poder descubrir donde se hallaba, comenzó a caminar en busca de la civilización.
      Marchando por un suelo pedregoso, y salvando de cuando en cuando arbustos y tuneras, llegó hasta un sendero por el que anduvo largo rato. Encorvado, y con los brazos cruzados, se frotaba de cuando en cuando para paliar el frío que sentía que, aunque hacía ya largo rato que el sol resplandecía en lo alto, aún corría una brisa fresca. Casi sin darse cuenta, el sendero llegó a su fin para dar paso a una carretera asfaltada, por la cual continuó caminando sin divisar ningún tipo de vida.
      Sus pasos sonaban como tortazos en la piel al chocar sus pies con el asfalto frío de la larga vía, que se extendía hacia abajo para desaparecer en una prominente curva obligada por las protuberancias del terreno, que continuaba prolongándose también hacia arriba, formando pequeñas montañas que le daban al lugar un aspecto de valle.
      Al tomar la curva, pudo divisar que había un descampado hacia la derecha, en el que pudo reconocer un vehículo grande por cuyos alrededores se movía una persona, y se dirigió a su encuentro.
      –¡Eh, oiga! ¿Se encuentra usted bien? –preguntó el hombre de la furgoneta saliéndole al paso. Su mirada recorría el cuerpo desnudo de su interlocutor con una expresión de asombro y perplejidad.
      –¿Dónde estoy? –preguntó él desesperado.
      Se había llevado una mano a los genitales para evitar una situación incómoda; aunque sin ningún éxito.
      –Pues,… ¿Dónde iba usted a estar?... –dijo el otro, rascándose la sien en ademán de duda –. En el barranco de Guayadeque.
      –¿El barranco de qué?... –ahora su rostro se tornó en una cómica mueca de asombro.
      –Barranco de Guayadeque –volvió a repetir el otro hombre; sin dejar de escrutar el cuerpo sin ropa de aquella extraña persona que tenía de frente. Sus ojos se posaron por fin en el rostro del hombre desnudo y sintió de pronto una fuerte empatía, al ver la expresión de impotencia e incertidumbre del otro–. ¿Tiene usted frío? –preguntó intuyendo la respuesta.
      –¡Siiii! –respondió, y le castañetearon los dientes, como si su cuerpo quisiera enfatizar su respuesta–. Mucho… ¿Me podría ayudar? –preguntó medio encogido y frotándose el brazo con la mano que le quedaba libre.
       –¡Claro, por supuesto! –le respondió el otro hombre, y se dirigió a la zona que había tomado como su campamento, una explanada de tierra a un lado de la carretera.
      Tenía una tienda de campaña montada al lado de una furgoneta Toyota; dentro de la tienda se podía notar movimiento, su mujer cocinando, tal vez.
      El hombre desnudo observó a su salvador revolver en la furgoneta, y extraer una manta, después cogió algo de una bolsa de deportes, que pudo reconocer como unas zapatillas de andar por casa, acto seguido, regresó y se lo ofreció al desconocido.
      –Pedro… encantado –le tendió una mano.
      –Javier… –añadió el otro mientras terminaba de ajustarse la manta, para luego tenderle una mano completamente pálida y fría (a juego con el resto del cuerpo)–. Lo siento. Estaba tan asustado, que no se me había pasado por la cabeza presentarme.
      –Es normal hombre, en esta situación ¿Quién se iba a preocupar por eso? –añadió Pedro.
      –¡Muchísimas gracias!  
      –¡De nada, para eso estamos! –exclamó Pedro muy animado y sonriendo, lo cual hizo sonreír a Javier.
      –¿Puede  explicarme ahora donde me encuentro?
      –¡Sí, claro!... Pero sería mejor que nos sentásemos y nos tomásemos una buena taza de café caliente y algo sólido para llenar el estómago, tiene pinta de no haber comido en días. ¿Le apetece?
      –¡Por supuesto!... Oiga, es usted muy amable –dijo Javier mientras se dirigían a la tienda.
      –¡Gracias hombre! –Pedro soltó una sonora carcajada en respuesta a los halagos  de su nuevo amigo–. Creo que sería mejor que nos tuteásemos –añadió.
      Pedro le contó lo sucedido a su mujer, y esta, muy atenta, preparó el café y un buen desayuno.
      Javier por su parte les contó lo que recordaba con la mirada fija en el paisaje rocoso que se divisaba a través de la pequeña ventana de la tienda.
      Se vio a sí mismo saliendo de su trabajo.
       –Subí al coche y salí del garaje, conduciendo sin prisas, como cada día; fui dejando la ciudad atrás… –La señora María lo interrumpió al ofrecerle el café, este lo tomó en sus manos, y bebió un sorbo; sintió cómo el líquido caliente bajaba por su garganta y saboreó aquel calorcillo interior para luego continuar su relato–. Mi casa está en las afueras de Madrid, a poco más de cuarenta kilómetros, casi en la sierra de Guadarrama. Yo iba por una carretera secundaria, por donde no circulaba ningún vehículo debido a la hora que era (no suelo salir tarde, pero ese día tenía mucho trabajo y me dio la madrugada). De pronto, el coche se detuvo. Aunque intenté arrancarlo varias veces, no se ponía en marcha, y de repente vino la luz… aquella inmensa luz.
      –¿La luz? ¿Qué luz? –preguntó Pedro.
      –Una luz inmensa, cegadora, que parecía no proceder de ninguna parte… y luego me despertó la luz del sol… Y ya no recuerdo nada más; solo aquella luz… Aquella extraordinaria luz. –Javier hablaba pausadamente, conmocionado por los recuerdos que le venían a la mente.
      –Y… ¿Qué fue lo que le trajo hasta aquí? –intervino la señora María mientras depositaba el desayuno en la mesa de camping.
      –Aquella luz, supongo –respondió Javier con la mirada fija en el paisaje.
      –¡Ay, mi niño!... ¡Qué dilema el suyo!
      –Si señora, es un gran dilema… Es como una gran pesadilla, pero real.
      –Mire cristiano, estése tranquilito, ¿sí? –dijo ella con su deje canario que hizo sonreír a Javier.
      –Son ustedes tan amables. ¿Cómo les podría agradecer todo lo que estáis haciendo por mí?
      –No se preocupe. Haremos una cosa… –intervino Pedro–. Llamaremos a la policía local para que se ocupe de su caso. ¿De acuerdo? –Seguidamente se levantó, y se dirigió a la cabina de la furgoneta.
      Cuando volvió portaba en su mano derecha un teléfono móvil, y ya marcaba un número. Javier podía escuchar el pitido que hacían las teclas al ser presionadas.
       Mientras Pedro le explicaba lo ocurrido a la telefonista, Javier daba cuenta del suculento desayuno preparado por la señora.
       –¡Coma mi hijo, coma!... ¡Se ve que tiene usted hambre! –comentó María con una mano en la cintura y otra en la cara, sin dejar de mirarlo, y negando con la cabeza, como para darle un matiz exagerado a sus frases.
      Javier la miró sonriendo sin dejar de comer. Le agradaban aquellas personas, que sin conocerlas se habían volcado en ayudarlo. María le resultaba graciosa con su deje tan cantarín y extremadamente amable; Pedro por su lado, le parecía un hombre muy bondadoso y humano. ¿Cómo iba a ser si no, que apareciera un extraño hombre, completamente desnudo y se comportara como si nada?...
       –¡Ya está! –dijo Pedro sacando a Javier de sus cavilaciones–. Es posible que tarden un ratito. Me dijo la señorita que me atendió que estaban un poco ocupados, ya se sabe, con esto del fin de semana. Aun así, vendrán lo más rápido que puedan… –Pedro se quedó observando cómo comía Javier y dijo con sorpresa–. ¡Pues sí que tenías hambre!
       –¿Quiere algo más? –preguntó María al ver que Javier ya se había acabado su desayuno.
       –No, muchísimas gracias.
       –¿Seguro, mi niño? –dijo ella sonriendo–. No tenga vergüenza, ¿eh? Que hay comida de sobra.
       –No, de verdad –respondió él avergonzado–. Se nota que es usted muy educado. Debes de tener… ¡Ay! ¡Lo he tuteado, qué vergüenza! –dijo ella tapándose la boca con ambas manos. Dos nubes rojas se posaron en sus mejillas.
       –No se preocupe, puede usted tutearme.
       –¡Ah, pues tú a mí también, mi niño! ¡Faltaría más! –exclamó María una vez repuesta de su rubor–. Bueno, pues, cómo te decía, tú tienes estudios, ¿verdad mi niño?
       –Sí, la verdad es que sí que los tengo. Soy directivo en una empresa importante.    –Su mirada se perdió por la puerta de la tienda de campaña, y se posó en un arbusto al otro lado de la calzada–. Yo… yo tengo dinero, ¿sabéis? Una casa grande y muy bonita, un par de coches e incluso una chica de servicio; tengo un apartamento en Mallorca, y una pequeña familia: mi mujer, Esther; mi hija Cristina de trece años y mi hijo Óscar de seis.  Aunque nada, absolutamente nada, puede cambiar lo que me ha pasado… Por mucho dinero que se tenga, no se puede evitar ni la muerte ni cosas tan extrañas y horribles como estas.
      –No te agobies con esos pensamientos –lo animó Pedro–. Lo importante es que estás vivo, y pronto podrás volver a ver a tu familia, y seguir con tu vida normal.
      –¿Tú crees que pueda llevar una vida normal después de esto?...  –preguntó Javier, pero no esperó respuesta. Pudo observar cómo sus anfitriones se quedaron pensativos–. Ni siquiera sé cuánto tiempo llevo lejos de mi familia –dijo después de una pequeña pausa.
      –Bueno, por el momento podríamos salir de la tienda, y sentarnos a esperar a la policía –dijo Pedro amablemente.
      –Sí, eso estaría bien, así respiramos un poco de aire fresco –añadió María.
      Los dos hombres salieron de la tienda de campaña, y María decidió quedarse a recoger la mesa y fregar los platos en un fregadero especial para campistas improvisado por su marido.
       Pedro y Javier se sentaron uno al lado del otro, admirando la ladera rocosa y salteada de plantas que se elevaba cual un edificio frente a ellos.
       –¿Cómo me habías dicho que se llamaba este sitio? –preguntó Javier después de unos minutos de silencio, que ambos aprovecharon para relajarse.
      Guayadeque, que pertenece a los municipios de Agüimes e Ingenio. Se extiende unos nueve kilómetros, y tiene más de 80 especies de flora endémica, como: el cactus, la pita, la amapola, hay palmeras y pinos canarios, que son los más resistentes al fuego; e incluso almendros, etc. –Pedro hizo una pausa, y miró a Javier, que parecía estar impresionado.
      –¡Qué lugar más interesante! Se ve que conoces tu tierra.
      –Por supuesto que la conozco y la adoro. ¿Te sigo contando?
      –Sí, continúa. Al verte tan apasionado me estoy contagiando, además, es evidente lo bonito que es este sitio –dijo Javier.
      –Pues bien, además de la rica fauna de este barranco, tenemos el lagarto canarión, que es el lagarto gigante más grande del mundo… –Ahora Pedro perecía un guía turístico, lo cual entusiasmó a Javier y lo hizo sonreír–. También corre un arrollo de agua natural, del que se suministra a varios municipios. Y además, fue la zona más poblada de la antigüedad. De hecho, aquí se encuentra el cementerio prehistórico más importante, constituido por cuevas inaccesibles; que fueron utilizadas por nuestros ancestros como viviendas, almacenes de comida e incluso como lugar para practicar cultos, como el de la fertilidad. Y huelga decir que hay tres restaurantes cuevas donde se come de maravilla…
      Un coche patrulla hizo acto de presencia frente a los dos hombres interrumpiendo la formidable explicación de Pedro sobre el susodicho barranco. Ambos se quedaron mirando para ver cómo descendían del coche dos guardias de la policía local. María salió de la tienda secándose las manos con un paño de cocina para observar la escena ella también.
       –Buenos días ¿Son ustedes los que nos han llamado? –preguntó uno de ellos mientras se acercaba.
       –Sí, hemos sido nosotros –dijo Pedro presentándose; acto seguido presentó a Javier y a María. Después se dispuso a contarle lo sucedido.
       El policía iba tomando nota de todo lo que le iba contando Pedro con la intervención de Javier y, como no, de la señora María, que terminaba las frases de su marido y siempre tenía esa expresión de asombro que la caracterizaba. El policía no daba crédito a lo que le contaban, pero haciendo honor a su profesionalidad, se limitaba a tomar notas sin permitir que la historia lo perturbara. Luego le preguntó los datos personales a Javier para escribirlos en su informe.
        –Pues bien, suba usted al coche, y lo trasladaremos a un hospital para un reconocimiento… ¿Se encuentra usted bien? –dijo el policía después de haber tomado notas de todo.
        –Sí, claro. Muy bien. He pasado algo de frío y un poco de hambre, por lo demás me encuentro bien.
        –Aún así, será mejor que pasemos por un hospital. Después, avisaremos a la policía nacional para que se encarguen de la investigación, puesto que eso no nos compete a nosotros. Ellos se encargarán de contactar con su familia y llevarlo a su casa.
      El agente extendió la mano para indicarle a Javier que subiera al coche patrulla, y este se dirigió a sus dos nuevos amigos antes de partir.
      –Quiero que me dejéis vuestras señas, me gustaría compensaros.
      –¡No hombre! ¡No se atreva a mandarnos dinero!, ¿eh? –dijo María con expresión de enfado, pero que aun así, a Javier le divertía.
      –Bueno, por lo menos podríamos estar en contacto. Me gusta este lugar para venir de vacaciones, y si todos son tan agradables, como vosotros…
      –¡Ah, bueno!  –lo cortó María–. ¡Eso sí! Cuando usted quiera nos llama para que se venga con su prole.
      –Bien, iré a escribirte nuestras señas, y cuando estés en casa nos llamas, y nos cuentas qué tal te ha ido. Después hablamos de vacaciones –dijo Pedro y acto seguido se dirigió hacia su furgoneta.
      Un minuto más tarde, regresó Pedro con una hoja de papel escrita con su nombre, su dirección y sus números de teléfono. Se la tendió a Javier con la mano preparada para darle un apretón, que Javier correspondió con una gran sonrisa. Después le dio dos besos a María, y esta aprovechó para estrecharlo en sus brazos como si se tratara de su propio hijo.
       –¡Ay! ¡Cuídate mi niño! –exclamó ella después de haberlo soltado.
       –Lo haré, no te preocupes. Cuidaros vosotros también –dicho esto, se giró y se subió al todoterreno de la policía.
      Cuando el coche empezó a andar, Pedro y María se quedaron de pie observando cómo se alejaba, ambos se cogieron de la mano, y elevaron las otras en ademán de despedida. Javier por su parte, se giró e hizo lo mismo.
      Notó entonces que una lágrima le resbalaba por la mejilla.











2



      José llegó a la comisaría de policía el lunes a las ocho de la mañana dispuesto a comenzar su jornada laboral. Entró en su despacho justo en el momento en que sonaba el teléfono.
      José descolgó el auricular y escuchó a la voz del otro lado de la línea, mientras le echaba un vistazo al periódico de la mañana, en cuya portada se podía leer:

“Un hombre desaparece en Madrid y aparece en
Gran Canaria siete días después”.
          
       –Enseguida –respondió, y dejando el periódico encima de la mesa, colgó el teléfono, y salió del despacho.
      Cinco minutos más tarde, estaba tocando en la puerta del despacho de su jefe, que se encontraba algunos pisos más arriba del suyo.
      Antonio Matos lo recibió en su despacho. José pasó dentro y cerró la puerta tras de sí; su jefe le indicó que se sentara con la mano derecha extendida hacia una de las sillas ubicadas delante de su escritorio.
      –¿Has leído el periódico? –preguntó Toni.
      –Estaba en ello cuando tú me has llamado.
      –Sí, yo lo mandé dejar en tu despacho para que lo vieras. Quería que leyeras lo del hombre que llevaba siete días desaparecido…
      – ¡Extraño! ¿Verdad? –interrumpió José.
      –Veo que lo has leído.
      –Bueno, no me has dado mucho tiempo, pero algo leí –dijo José.
      –La verdad es que sí que es muy extraño… –Toni hizo una pausa mientras ojeaba unas páginas que tenía frente a sí. José lo observaba tranquilamente–. Precisamente, tengo aquí un listado sobre unas personas que han desaparecido.
      Toni le alargó la lista. José la cogió, a continuación se puso a ojearla.
      –Realmente, la lista es algo más extensa, pero ha sido reducida por la sencilla razón de que las personas de esta, han desaparecido hace ya algo más de una semana.  
      – Curioso, pero ¿Por qué me lo cuentas a mí? –preguntó José.
      –Porque quiero que tú te encargues de este caso, ya que tienes experiencia en encontrar personas –le explicó Toni.
      – ¡Toni… yo pertenezco a Homicidios! –protestó José.
      –¡Sí, lo sé! Pero quiero a un buen policía. Además, tú ya tienes experiencia en este tema  –volvió a repetirle Toni.
      –De eso ya hace cinco años, y fue por casualidad.  
      –No creo que fuera casualidad, sino causalidad –le dijo Toni, y después añadió–: Mira José… solo tienes que buscarlos e intentar encontrarlos. –Su jefe lo miraba fijamente–. Incluso te voy a asignar a un ayudante. –Hizo una pausa al ver la expresión de disgusto de su subordinado, que era también su amigo–. ¡Échame una mano!
      –¡Bueno, de acuerdo! –Volvió a echar otro vistazo a la lista–. ¿Quién será mi ayudante?
      –Se llama Pablo Jiménez, y se dedica a buscar a la gente que desaparece. Su departamento me ha llamado pidiendo ayuda por la cantidad de desaparecidos de la semana pasada, y si además le añadimos al madrileño, es bastante inquietante. –Descolgó el auricular de su teléfono y marcó un número interno. Esperó unos instantes hasta que sonó una voz grave al otro lado de la línea. José seguía inmerso en la lista–. ¿Pablo?... ¿Puedes venir a mi despacho?... Ahora mismo, si no estás ocupado… ¡Claro, hombre!...  ¡Bien, gracias!




      Pablo irrumpió en el despacho de su jefe cinco minutos más tarde, no sin antes llamar a la puerta.
      José escudriñó, en un momento, a su nuevo compañero, a quien había visto en contadas ocasiones merodeando por la comisaría; un hombre de unos treinta y nueve o cuarenta años, algo más alto que él; se postró ante sí dejando ver un rostro bronceado y muy atractivo. Sus ojos eran de un azul claro, muy vivos, y miraban a José con mucha intensidad.
      –Pasa, y siéntate –dijo Antonio–. Este es José, tu nuevo compañero. –Y señaló a José–. Él es Pablo, el tuyo –dijo señalando a Pablo.
      –¡Encantado! –exclamaron ambos al unísono mientras se estrechaban las manos con mucha energía.
      Después de unos segundos, –que a Toni se le antojó una eternidad– se soltaron las manos, y Pablo se acomodó en su asiento.
      Toni tomó la palabra, volviendo a introducirlos en el tema que los congregaba.
      –Le he explicado a José lo de las desapariciones… –dijo mirando a Pablo–, que tú bien sabes que tienen el denominador común del “tiempo”, es decir, en el poco tiempo en que se han producido.
      Pablo asentía con la cabeza; José permanecía atento.
      –El tiempo es uno de ellos… –añadió Pablo pasando su mirada de su jefe a su nuevo compañero–, pero puede haber otros, como el lugar o el motivo.
      –¡Exacto! –bramó Toni–. Hay que averiguar si a esas personas las unía algo o alguien, así como un problema social, psicológico, familiar, etc.
      –O la posibilidad de que haya un asesino múltiple por ahí suelto.
      Las palabras de José helaron el ambiente produciendo un momentáneo silencio.
      –¡Así es, aunque esperemos que eso no esté ocurriendo! –exclamó Toni rasgando el vacío silencio–. Bueno, por ahora no tenemos ningún cadáver. –Ambos asintieron sin decir nada–. Quiero que se pongan manos a la obra lo antes posible, y todos los viernes a primera hora me dejen un informe sobre mi mesa. –Toni los miró uno a uno para dejar constancia de sus ordenes–. Pongan todo su empeño y energía en encontrar a esta gente… –Ambos se levantaron de sus asientos a la par–. Tienen que empezar por el madrileño, Javier Campoy creo que se llama. Pónganse antes en contacto con la policía de Madrid, y vayan a visitarlo al hospital, está ingresado en el Insular. –Extendió la mano con un papel que tenía en su mesa, y José lo cogió–. Aquí es donde lo pueden encontrar ¡Mucha suerte!
      –Haremos todo lo que esté en nuestras manos, no se preocupe –dijo José estrechando la mano de su jefe mientras Pablo esperaba su turno para estrecharla también.
      –¡Estoy seguro de ello! –exclamó Toni con orgullo.
      Los dos hombres salieron del despacho, y cerraron la puerta tras de sí.
      Se dirigieron a los ascensores sin decir una palabra, dispuestos a empezar su nueva tarea interrogando al tal Javier, el madrileño.
      Mientras Pablo conducía rumbo al hospital, José se ponía en contacto con la comisaría de Madrid para hablar con los policías que se ocupaban del caso de Javier Campoy. Una vez que los hubo localizado, les preguntó todos los detalles de la investigación, y las posibles causas de la desaparición. Como: peleas conyugales, estrés laboral, amantes, adicciones con el alcohol, las drogas e incluso con el juego.
      “Nada de eso, este tío está más limpio que la patena,” le había dicho su homónimo.
      Después de un par de aclaraciones más, y ya girando el vehículo en la curva para dirigirse a la entrada del hospital, José dio por terminada la conversación.
       Estacionaron cerca de la entrada del hospital utilizando los privilegios de la policía en momentos de investigación. Se dirigieron a los ascensores después de atravesar el vestíbulo, y sin detenerse a preguntarle a la chica de información, que los miró con cierto recelo. 
      –Lo que no sé es cómo coño se entera la prensa antes que nadie de estas cosas –comentó José después de salir del ascensor.      
      –Probablemente los avisara algún local o un celador –dijo Pablo a modo de respuesta–. Después solo tienen que ponerse en contacto con la policía en Madrid, y ya está, ya tienen noticia.
      –¡Es increíble! –exclamó José justo en la entrada de la habitación del desaparecido.
      Le mostraron sus credenciales al oficial de guardia, y entraron.
      –¡Buenos días! –dijo Pablo una vez dentro, frente a la cama de Javier.
      –¡Buenos días! –respondió Javier con energía.
      –¡Buenos días! Somos Pablo Jiménez y José Mckin –se presentó José–. Hemos venido a hacerle algunas preguntas para intentar aclarar su caso.
      –Ya me han venido a interrogar unos compañeros suyos –dijo Javier a modo de protesta.
      –No se ponga nervioso señor Campoy –lo tranquilizó Pablo–. Simplemente es pura rutina. Mis compañeros vienen, registran lo ocurrido, toman declaraciones y hacen algunas pesquisas. Después, si el caso no queda concluido, nos lo trasfieren a nosotros. Es pura burocracia.
      –Follones de departamentos, sencillamente. ¿Lo entiende usted? –concluyó José con cierta ironía, que a veces la utilizaba en plan poli malo.
      –Bueno, está bien. No tengo ningún problema con eso. Es solo que…
      –¡Buenos días! –interrumpió una enfermera con una bandeja en las manos, en la que llevaba el desayuno del paciente–. ¡Huy, Mi niño! Cuanta visita tienes hoy, ¿eh? No te quejarás. –Sus gritos y su aire zalamero divirtieron a los tres hombres, que se miraban entre risitas–. ¡Cómetelo todito! ¿Eh? NO ME… DEJES… NADA –volvió a gritar casi cantando las palabras, moviendo una mano a modo de amenaza–.  ¡Taluego mi niño! –. Depositó la bandeja en la mesa de noche y salió de la habitación.
      Justo en ese momento entró la doctora de Javier, una mujer más bien de mediana estatura, de pelo cobrizo y ojos verdes tras unas gafas casi rectangulares y de montura fina, tendría unos veintinueve años; vestía una bata blanca de médico y, debajo de esta, pantalones y camiseta; de su cuello colgaba un fonendoscopio. Llevaba en sus manos una carpeta con el historial médico del paciente.
      –Buenos días –dijo dirigiéndose a todos.
      –Buenos días –respondieron los tres hombres casi a la vez.
      –¿Qué tal te encuentras hoy? –preguntó poniéndose a la altura del paciente.
      –Muy bien, gracias.
      –A ver, siéntate y desabróchate la camisa, que te voy a auscultar.
      Javier se sentó en la cama con las piernas colgando hacia el lado de la doctora y se desabrochó los botones de la camisa del pijama, que le habían procurado el día que llegó (esos que siempre tienen en el hospital por si a algún paciente se le olvida llevarlo). La doctora le daba instrucciones mientras lo auscultaba:
      “respira hondo, ahora suelta el aire, no respires”, etc.
      –Bien, estupendo –dijo ella quitándose el fonendoscopio de los oídos–.  Creo que ya hoy mismo te podremos dar el alta. ¿Han avisado ya a su familia? –preguntó dirigiéndose hacia los dos policías.
      –Sí, su mujer ya está en camino –respondió José.
      A Javier se le abrieron los ojos como platos, y murmuró algo que los demás no pudieron oír.
      –Pues muy bien, voy a preparar el alta –dijo ella, y se dirigió hacia la puerta.
      –¿Doctora? –preguntó Pablo caminando tras ella, quien se dio la vuelta para encararse con su interlocutor.
      –¿Sí? –preguntó ella de frente a Pablo.
      –Quería saber cómo ingresó ayer el paciente. Si tenía síntomas de alcoholemia, algún tipo de droga en la sangre o algo que le pudiera resultar extraño.
      –Lo cierto es que no presentaba nada de eso. Solo tenía una ligera hipotermia, supongo que por pasar la noche desnudo a la intemperie. Por lo demás nada. Se le hicieron análisis de todo tipo y se le controló la temperatura. Eso es todo. 
      –Pues nada, muchas gracias –dijo Pablo ensimismado.
      Ella se despidió, se giró, y se dirigió hacia otra habitación; él la observó hasta que se perdió de vista. Después volvió a la habitación, donde José interrogaba a Javier.
      –¿Algún tipo de droga? –estaba preguntando cuando vio que Pablo entraba.
      –No, no tomo drogas ni bebo alcohol. Bueno, exceptuando algún fin de semana o en fiestas, que me bebo alguna copilla –respondió Javier, ahora mirando a ambos.
      –Mencionó el pasado domingo que había visto una luz cuando despareció, ¿a qué tipo de luz se refería? –Ahora hizo la pregunta Pablo.
      –Bueno, me refería a que una luz muy intensa inundó la calzada, es decir…, todo –quedó callado.
      –¿Todo? ¿No lo deslumbraría otro coche?, ¿un camión, quizás? –preguntó José.
      –¡No, cómo me ha oído! ¡He dicho todo! –reiteró Javier–… ¡No había coche ni camión ni cohete espacial!
      Oyó cómo José carraspeaba e hizo un gesto de disculpa.
      –No queremos agobiarlo ni molestarlo con nuestras preguntas, señor Campoy. Crea que es nuestro deber intentar encontrar algo que nos de pistas fehacientes de lo que le ha ocurrido –explicó Pablo.
      –Lo siento, esto ha sido muy duro para mí –volvió a disculpase Javier.
      –No se preocupe, lo entendemos perfectamente –expresó José–. ¿Recuerda algo además de la luz? ¿Si alguien subió a su coche o cualquier otro detalle?
      –No, nada –respondió Javier desviando la mirada hacia la ventana.
      –Es extraño… –comenzó a decir José.
      –¿Por qué lo dice? –Javier volvió la mirada hacia José casi con brusquedad.
      –Porque en su coche se encontraron todas sus pertenencias: su ropa, sus zapatos, unas gafas de sol en su funda, su cartera, un maletín negro y su teléfono móvil. –José se quedó cayado esperando la reacción de Javier, que no tardó en llegar.
      –¿Eso será una broma, no? –preguntó Javier anonadado.
      –No, no se trata de ninguna broma. Cuando encontraron su coche hace una semana…
      –¿Hace cuanto? –lo interrumpió Javier, en su rostro se reflejaba la incredulidad.
      –Lo siento, se nos había pasado comunicárselo –ahora fue Pablo quien respondió a su pregunta.
      –Ni siquiera me he dado cuenta de la fecha en la que estamos –susurró Javier.
      –Por si lo quiere saber, hoy es veinticuatro de noviembre de dos mil tres –dijo Pablo.
      Javier se lo quedó mirando. Después, volvió a girar su cabeza hacia la ventana, pero ahora, los dos policías podían ver la amargura en su rostro. Sus ojos se empañaron, y él apretó el mentón, como para impedir que sus lágrimas se desbordaran.
      –Cómo le decía… –continuó José al cabo de unos instantes–, cuando encontraron su coche, también encontraron sus pertenencias en su interior. La policía de Madrid dijo que dio la impresión de que usted se hubiera evaporado dejando todo allí. –La mirada de los dos hombres se encontraron justo cuando terminó de decir la última palabra y, después, se quedaron en silencio.
      –Pues, lo único que nos queda es ir al lugar donde usted apareció, y ver lo que nos encontramos. Puede que haya alguna pista de cómo llegó hasta allí –dijo Pablo después de que se disipara la tensión.
      –Está bien, les llevaré a ese maldito lugar, aunque recuerdo muy poco.
      –No se preocupe, nosotros lo llevaremos más o menos a donde indicaron los testigos que lo vieron, y desde ahí nos guía usted –explicó José–. ¿De acuerdo? –preguntó, y vio que Javier asentía sin siquiera abrir la boca.




      –Tenía ganas de algo diferente, no sé…, algo de movimiento en mi vida tan aburrida.
      Sara estaba recostada en el diván con la mirada perdida en uno de los cuadros que adornaban la consulta, mientras Bianca la escuchaba mirando por la ventana cómo los coches iban y venían por una avenida repleta de tráfico, que siempre caracterizaba a la capital de la isla.
      –¡Siempre lo mismo! Todos los días eran iguales, las mismas historias, la misma gente…
      –¿Fue en la universidad donde conociste a Virginia y a Gara? –preguntó Bianca.
      Se giró para observar a su paciente, y luego se dirigió a su silla.
      Al sentarse en ella, pudo comprobar con asombro que le era más difícil sentarse con todo lo que había engordado, aunque aún no había cumplido los cinco meses de embarazo. –¿Cómo es posible que esté tan gorda con lo pequeño que es este ser?–  se preguntó.
      –Bueno, sí. Las tres estábamos estudiando filología hispánica, y nos hicimos buenas amigas –la respuesta de su paciente la trajo de vuelta a la consulta–, pero Virginia y Gara ya se conocían. Ellas habían estudiado juntas en el instituto. Después Gara y yo nos cambiamos de rama, pero Virginia no quiso cambiarse. Éramos tan inseparables, que la gente nos llamaba Saragara; todo seguido, a cualquiera de las dos. A nosotras nos hacía mucha gracia. 
      –¿Por qué cambiaron? ¿No estaban bien en esa rama?
      –Sí, claro. Nos iba bien, y todo eso, pero Natasha nos convenció para que nos cambiáramos. Ella era una rusa o algo así, que se vino a estudiar a España, bueno a Canarias. Hablaba muy bien español y estudiaba Filología alemana. Ella siempre nos decía que porque estudiar un idioma que ya se conoce. Y… nos convenció.
      –¿Llegaron a separarse de Virginia? –le preguntó Bianca.
      –No, nunca. Sólo nos distanciamos, por el grupo… –Hizo una pausa, y miró a Bianca.  
      –¿El grupo? –preguntó la doctora aprovechando la pausa de su paciente–. Sí, el grupo. Natasha nos introdujo en él. Siempre nos hablaba de lo chachi que era estar dentro: la gente que conocías, las reuniones, las excursiones, el conductor, etc. Nos volvía locas.
      –¿Has dicho el conductor? ¿A qué te refieres? ¿Al chófer?
      –No, no sé cómo definirlo, pero él era el que nos dirigía, él organizaba todo, y nos hablaba de la llegada…, el encuentro.
      –¿El encuentro? ¿Qué quieres decir? –preguntó Bianca con suspicacia.
      –Bueno…, es una historia muy larga…
      –Tienes todo el tiempo del mundo para contármelo, no hay prisa, ¿de acuerdo?
      –¡Sí, claro! –Sara se quedó un momento pensativa, observando a Bianca, y después, preguntó–. ¿Te puedo hacer una pregunta?
      –¡Pues… sí! –respondió ella extrañada.
      –¿De qué conoces a Virginia? –Sara la volvió a mirar, como si supiera la respuesta.
      –La conocí hace cinco años. Nos hicimos muy amigas por un asunto que nos ocurrió, y que no me apetece comentar ahora, ¿de acuerdo?
      –¡Ya, comprendo! Fue por el asunto del túnel, ¿verdad? –le preguntó Sara. Bianca se quedó anonadada, y desvió la mirada hacia la ventana–. El tema fue muy sonado. Lo de los seis chicos que desaparecieron en aquel túnel salió en todos los periódicos y sus fotos también. Además, Virginia me lo contó, aunque no todo.
      –Bueno, creo que lo que te haya contado será suficiente, ¿de acuerdo? –Bianca se llevó el dedo índice a la boca, pensó un momento, y continuó el interrogatorio–. ¿Qué es eso del encuentro? 
      Sara se quedó pensativa unos instantes, como para retomar el hilo de la conversación anterior, después continuó.
      –¡Ah!, el encuentro… Bueno, Gilbert una vez contó que fue abducido por extraterrestres que decían ser Ángeles y que, a partir de entonces, hablaba con ellos…, con Los Ángeles, por medio de los sueños, y que ellos nos iban a venir a recoger en sus naves espaciales…     
      –¿Eso decía? ¿Sabes que eso puede ser una secta? –preguntó Bianca con perspicacia–. ¿Tiene algún nombre?
      –Sí, sus siglas son A.E, y significa “Adoradores de Ellos”, así de simple.
      –¿Hubo alguna vez algún encuentro de esos? –Bianca notó que la pregunta la hizo con cierta ironía.
      –No, aún no. Pero Gilbert cree que será muy pronto, aunque no ha revelado el día todavía.
      –Está bien, continúa con tu relato de antes.
      –Pues bien, Gara y yo empezamos a acudir a esas reuniones y demás. Daniel, que era la mano derecha de Gilbert, se enamoró de Gara y ella de él. Total, que empezaron a salir… hasta que… hasta que Gara murió. –Sara se detuvo al sentir que se le hacía un nudo en la garganta, y sus ojos se empañaban.
      –¿Quieres hablar de eso? –preguntó la doctora tranquilizadoramente.
      –¡Mmmm...! ¡Sí!... Gara era muy buena amiga, nunca me dejó de lado a pesar de salir con Dani. Yo… yo… –Sus ojos comenzaron a empañarse otra vez, pero ahora las lágrimas le corrían por el rostro, y su voz se le quebró por un instante.
      Bianca le alargó un clínex, y le puso una mano en el hombro, para consolarla.
      Sara se llevó el pañuelo a la nariz y se sonó con energía, los ojos apretados fuertemente, no impedían el reguero de lágrimas. Su mente evocó el rostro de su amiga Gara, y los recuerdos de su amistad inundaron su mente: Virginia, Gara y ella riéndose en una esquina de la clase, mientras el profesor de dialectología daba unos apuntes; las noches pasadas en casa de Gara o de Virginia estudiando para los exámenes; lo bien que se lo pasaba con ellas en las salidas nocturnas a las discotecas o a los conciertos del Campus Rock; recordó también cuando empezó en la Universidad, y el día del profesor, que no había clases, los alumnos quedaron para ir a La Cumbre, y ver la nieve. Ese día conoció a sus dos amigas, y recordó, con cariño, cómo Gara se quitaba una bufanda, que había llevado, y se la cedía para que no se resfriara, al ver que ella comenzaba a estornudar. Rieron mucho cuando Virginia compró mantecados de chocolate, y eran incapaces de masticarlos por lo fría que tenían sus mandíbulas; las risas cuando Gara resbaló al pisar un pedrusco de nieve, y caer de nalgas, un desfile de recuerdos más, pasaron por su mente antes de continuar hablando.
      Bianca la observaba pacientemente sin decir nada, esperando a que la chica se enjugara las lágrimas y recuperara el aliento.    
      –Yo la quería mucho, ¿sabes? Ella era mi mejor amiga, me ayudaba en todo, y me apoyaba mucho, sobre todo en los estudios, que, a veces, me costaba sacar adelante… –continuó llorando sin poder hablar.
      –¡Lo siento mucho! –Bianca esperó a que cesara el llanto de la muchacha, y luego le preguntó–. ¿Estás mejor?
      –Sííí –susurró ella, como pudo.
      Sara se enjugó las lágrimas en el pañuelo de papel, y después, se sonó la nariz.
      Bianca la observaba pacientemente hasta que se tranquilizara, como hacía siempre que alguno de sus pacientes reaccionaba de aquella manera.
      <<Un buen psicólogo siempre escucha a sus pacientes y los deja que se desahoguen; porque a menudo, eso es lo que necesitan realmente, desahogar sus penas con alguien que solamente los escuche.>> Pensó.
      Ahora, ya tenía claro por dónde tenía que seguir para ayudar a aquella chica, que parecía tan desolada por la muerte de su amiga.
      –Bueno, creo que ya es la hora –dijo, después de ver cómo Sara se quedaba tranquila–. Si quieres, podemos continuar con el tema de Gara el próximo día, ¿te parece bien? –Esperó la reacción de la muchacha.
      Sara asintió mirándola a los ojos.
      –Bien, mi secretaria te dará cita para el próximo día –dijo descolgando el auricular del teléfono.
      Esperó con él en la mano, mirando como Sara se levantaba del diván.
      –Vale, muchas gracias –dijo la chica sonriéndole a Bianca–, y perdona por el drama que he montado.
      –No te preocupes, para eso estoy. Y si alguna vez te encuentras muy mal, y no sabes a quien acudir, no dudes en llamarme. –Bianca la miraba fijamente a los ojos, muy maternal.
      –De acuerdo, eso haré –dijo Sara, y se dirigió hasta la puerta de la consulta–. ¡Hasta luego!
      –¡Hasta luego! –dijo Bianca con el auricular del teléfono ya casi pegado al oído.
      Cuando Sara cerró la puerta tras de sí, ella contactó con su secretaria, y comenzó a hablar cuando obtuvo respuesta.




      La carretera serpeaba por entre el barranco, que ya a finales de noviembre, a pesar de lo poco que llueve en la isla, las flores y arbustos cubrían las paredes y los descampados. Los almendros, que aún no habían florecido, se mostraban ya frondosos a la espera del comienzo del invierno.
      Javier observaba el paisaje, y aunque no lucía el sol, por la cantidad de nubes que cubrían el cielo, se apreciaba con bastante claridad la belleza de aquel lugar.
      Tras pasar la curva de la carretera por la que Javier había caminado el domingo anterior en dirección contraria, llegaron hasta un descampado en el que se divisaba un sendero que se adentraba unos metros en la explanada, y subía hasta un pequeño montículo.
      Javier los fue guiando por el camino hasta llegar a otra explanada. Pablo y José iban a la zaga observando con detenimiento el terreno.
      –Bien, ya hemos llegado –dijo Javier deteniéndose.
      Pablo se giró, y dio una orden a sus subordinados para que se acercaran y peinaran la zona en busca de alguna prueba que pudiera esclarecer aquel misterioso caso.
      Habían enviado a diez agentes junto con ellos tres para la búsqueda. Todos comenzaron a indagar entre las flores y los arbustos, de cuando en cuando, tropezaban con algún lagarto, que salía corriendo para huir de aquellos seres de aspecto amenazador que invadían su territorio.
      –Este es el lugar donde estaba tumbado. –Javier señaló hacia el suelo, y ambos se agacharon a observar la tierra.
      –¿Está seguro? –preguntó José.
      Javier asintió moviendo la cabeza con aspecto serio.
      –¿Por qué está tan seguro? –preguntó esta vez Pablo.
      –Pues porque al quedarme sentado, rasgué la arena con ambas manos. Y esas son las marcas. –Señaló con el dedo lo que parecían las marcas de dos garras.
      José rozó la superficie señalada con mucha delicadeza, como si estuviera acariciando un retal de terciopelo.
      –Suerte que no haya llovido estos días –terció Pablo.
      –Sí, por lo menos hemos dado con el lugar donde apareció. A ver si los chicos tienen suerte, y encuentran algo. –José lo miró, y después, desvió la mirada hacia el grupo, que no dejaba piedra sin levantar.
      Dos horas más tarde, ya habían peinado todo el perímetro, tomando como referencia el lugar señalado por Javier, y no habían hallado absolutamente nada. Ninguna pista, ningún indicio de que alguien estuviera allí, salvo Javier.  Ninguna huella de zapatos o botas, ni siquiera de neumáticos.
      <<Aunque no pudiera llegar hasta aquí ningún coche, que si podría, habrían podido llegar una o varias motos.>> Pensó José.
      –Ni coches, ni motos, ni zapatos, ni nada –dijo Pablo, como si le hubiera leído el pensamiento.
      –Sí. Aquí ya no hay más nada que hacer.
      –Si alguien lo trajo hasta aquí, debe de haber borrado las huellas –añadió Pablo.
      Javier los miraba de hito en hito sin decir nada. Giró sobre sus pies, y observó el terreno con expresión de aturdido.
      Entonces, decidió separarse por un momento de sus acompañantes para estar un rato a solas.
      –Será mejor que nos vayamos. Además, habrá que ir al aeropuerto. El avión de su mujer llegaba sobre las dos y media de la tarde. –José se giró señalando a Javier mientras lo observaba alejarse unos pasos.
      –Sí, eso será lo mejor. –Pablo miró su reloj de pulsera, y añadió–: Además, ya son casi las dos de la tarde.
      Avisaron a los agentes, y los enviaron de vuelta a la comisaría. Ellos irían al aeropuerto para que Javier se reencontrara con su mujer.





      La espera en la sala de embarque se le hizo eterna, pero el vuelo de dos horas y media, se le estaba haciendo más eterno todavía. Casi no pasaban los minutos, y no podía dejar de mirar el reloj.
      La semana había sido angustiosa. Después de que la policía le tocara en la puerta, a las seis de la mañana, para contarle que su marido había desaparecido, dejando el coche en la carretera con todas sus pertenencias dentro. Hasta la ropa que llevaba ese día a trabajar estaba en su asiento, ella misma lo había comprobado cuando la llevaron hasta el coche.
      Desde entonces, la semana había pasado muy lentamente, a pesar de los antidepresivos que le había recetado su psiquiatra. 
      Por suerte, su madre y su hermana se habían trasladado a su casa para cuidar de ella, y ayudarla en todo lo necesario.
      Por parte de la policía, todo iba viento en popa. Cada día la llamaban para informarle de alguna novedad e incluso de las comprobaciones que hacían cuando la gente llamaba para decirles que lo habían visto por aquí o por allá.
      Fue su hermana la que se movilizó para imprimir y repartir los carteles con la foto de su marido, a sabiendas de que tanto iba a ser positivo, como negativo.
      –Señoras y señores, les informamos que dentro de quince minutos, tomaremos tierra en el aeropuerto de Gran Canaria, donde la temperatura es de…
       La voz del comandante de vuelo la sobresaltó sacándola de sus pensamientos, y dirigió su mirada hacia la ventana. Con la esperanza de ver algo de la isla desde el cielo, y distraer sus pensamientos en otros menesteres; descubrió que a pesar de que sólo faltaban quince minutos para aterrizar, aún volaban sobre el mar.
       El avión hizo un movimiento un tanto brusco debido al viento de la zona, pero continuó estable hacia tierra, que ya se podía divisar desde la ventana. Recorrió la costa de la isla hasta la altura de Arinaga, un pueblo costero donde se ubica una de las zonas industriales más importantes de Gran Canaria.
      Al llegar a la altura del susodicho pueblo, hizo un giro de 180 grados sobrevolando la montaña de San Francisco, y se dirigió hacia el aeropuerto siguiendo la estela de la autopista.
      Esther podía ver el ir y venir de los coches, que se afanaban por llegar a su destino a la par que ella.
      Cuando el avión se acercó a la pista, comenzó a salir el tren de aterrizaje con un ruido sordo, y el aparato dio unos tumbos casi imperceptibles. Después de unos segundos, el piloto bajó los flaps, y ajustó la velocidad de cabeceo, unos segundos más, y el avión se posó en el suelo, los frenos hicieron acto de presencia con su habitual chirrido, y el aparato fue reduciendo la velocidad. El comandante anunció el uso del cinturón de seguridad hasta que el avión se detuviera.
      Esther no pudo notar la maniobra, sus pensamientos se centraron tanto en Javier, que el paseo hasta la terminal se le hizo más corto de lo que esperaba.
      Recordó cómo se conocieron cuando ambos trabajaban en la misma sucursal de un banco. Ella era cajera y él interventor. La habían destinado en aquella sucursal después de pasar por varias otras. Al llegar a la nueva sucursal, ya estaba cansada de tanto cambio, y esperaba que este fuera el último, pero con los bancos ya se sabe.
      Al principio fue como siempre; amabilidad entre compañeros y todo eso. Después de unos meses, en los que la gente la trataba con cortesía, ella echaba de menos que después del trabajo nadie quedaba para salir ni para tomar algo, una de sus compañeras la invitó a su fiesta de cumpleaños. A aquella fiesta fueron todos los compañeros y unos cuantos amigos más. Javier comenzó a hablar con ella, y se pasaron toda la noche juntos. A Esther le pareció un hombre muy divertido y encantador, y a Javier le encantaba hacerla reír. Pronto descubrieron puntos en común, y días más tarde, comenzaron a salir a cenar y al cine. Hasta que sin darse cuenta de ello, acabaron durmiendo juntos.
      Años más tarde, Javier fue ascendido a directivo, y lo trasladaron a las oficinas generales; ella se quedó embarazada, y decidió quedarse en casa y criar a su hija Cristina primero, y a su hijo Óscar después. Tanto tiempo pasó, que se adaptaron a vivir así, y con lo que Javier ganaba, les iba de maravilla.
      El pitido del aviso de que ya se podían desabrochar los cinturones, y el alboroto de la gente al levantarse, la trajeron de vuelta al avión. Se levantó como pudo, y cogió su bolso de mano. Cuando la gente empezó a caminar hacia la salida, se dejó llevar.
      Entró en la terminal, y se dirigió hacia la salida, no había llevado más equipaje que su bolso de viaje, y le cupo en el compartimento del avión, así que no tenía que esperar.
      Tres hombres cercanos a las puertas de salida, la observaban acercarse. De pronto se detuvo al reconocer a Javier entre dos desconocidos. Él la contemplaba con lágrimas en los ojos, y comenzó a levantar los brazos, como para abrazarla, pero la parálisis que ambos estaban sufriendo debido a la emoción, no los dejaba reaccionar.
      Fue Esther quien superó el trance, y echó a correr lanzándose en brazos de su marido. Permanecieron abrazados durante un largo tiempo, tanto que ni los dos hombres que custodiaban a su marido, ni el alboroto que había a su alrededor, lograron separarlos.
      –Te he echado tanto de menos –susurró Esther.
      –Y yo a ti también, cariño –susurró él.
      –Siento estropear este momento, pero tenemos que irnos –dijo José desde detrás de Javier.
      –Sí, ya estamos listos –dijo Javier separándose de su mujer.
      La miró a los ojos y la besó en la boca. Después comenzaron a caminar hacia la salida cogidos de la mano.
      –Hemos alquilado una habitación en el hotel del aeropuerto para que pasen el día, después corre a cuenta de ustedes quedarse más tiempo –les explicó Pablo.
      –Estupendo –dijo Javier–. Mañana volveremos lo más pronto posible, tengo muchas ganas de ver a mis hijos.
      Esther lo miró sonriente pero con una mirada enigmática.
      Diez minutos más tarde ya estaban en el hotel.
      –Bueno, nuestro trabajo concluye aquí. Si hubiera algo nuevo en la investigación, ya les avisaremos –dijo José.
      –Muchas gracias por haberme ayudado tanto–. Javier extendió la mano, y estrecho la de José.
      –Es nuestro trabajo. –Pablo le estrechó la mano también. 
      Ambos saludaron a Esther, y se marcharon, dejando a la pareja para que disfrutara del reencuentro.
      Javier y Esther pasaron el día en la isla, y se volvieron a Madrid al día siguiente para encontrarse con los suyos, y volver a su vida cotidiana. Intentando olvidar lo que había sucedido.


ADQUIÉRELO EN AMAZON PARA CONTINUAR LEYENDO:


No hay comentarios:

Publicar un comentario